Como hacer una Tarta de Queso tipo Mousse

Hoy hemos preparado esta tarta de queso clásica pero con crema de mousse, que junto con la frescura de la gelatina ha resultado buenísima y nada empalagosa. Incluso, ha tenido éxito entre los más pequeños.

La receta original llevaba leche condensada pero la eliminé aumentando las cantidades de queso y nata.

INGREDIENTES PARA LA MOUSSE DE QUESO:

Para la base:

  • 180 gr. de galletas María
  • 80 gr. de mantequilla pomada
  • unas gotas de esencia de vainilla o una cucharadita de azúcar avainillado.

Para la mousse:

  • 400 gr. de queso cremoso para untar.
  • 350 gr. de nata para montar.
  • 100 ml. de leche.
  • 150 gr. de azúcar.
  • 6 hojas de gelatina (12 gr.)

Para la cobertura:

  • 400 gr.de fresas.
  • 75 gr. de azúcar.
  • 3 hojas de gelatina.

PREPARACION DE LA TARTA:

  1. Para la base de la tarta: triturar las galletas hasta que adquieran la textura de polvo. Mezclarlas con la mantequilla pomada y la esencia de vainilla hasta formar una pasta. Formar la base de la tarta con esta. El molde ponerlo en la nevera hasta que hacemos la mousse para que la galleta coja consistencia.
  2. Para la mousse de queso: Hidratamos la gelatina en agua fría durante 5 minutos. Montamos la nata con 75 gr de azúcar y la reservamos en la nevera.
  3. En un bol añadimos la crema de queso y en un cazo ponemos a calentar la leche con el resto de azúcar hasta que empieza a hervir. Luego, añadimos la leche caliente, la gelatina hidratada y mezclamos. Seguidamente esta preparación la agregamos al tazón de la crema de queso. Mezclamos todo bien hasta que queda una crema sin grumos.
  4. Sacamos de la nevera el molde y la nata montada. Añadimos la nata a la crema de queso con mucho cuidado y con movimientos envolventes para que no se baje. Ponemos la crema de queso en el molde encima de la base de galletas y la metemos a la nevera mínimo 3 horas.
  5. Para hacer la cobertura, la tarta de mousse de queso deberá estar completamente cuajada. La podéis preparar el mismo día con el pastel pero teniendo en cuenta que la cobertura necesita un par de horas para que cuaje.
  6. Lavamos las fresas, las cortamos en trocitos y añadimos el azúcar. Reservamos en la nevera media hora.
  7. Transcurrido este tiempo las trituramos con el thermomix y las pasmos por un colador para eliminar las semillas. Hidratamos con agua fría la gelatina durante 5 minutos y, mientras tanto calentamos el puré de fresas en un cazo. Una vez calentado el puré y, hidratada la gelatina, añadimos la gelatina escurrida, en el puré y removemos hasta que se disuelva y después dejamos enfriar.
  8. Ponemos encima de la tarta de queso con mucho cuidado la gelatina y la dejamos cuajar en la nevera.