bizcocho de queso

PASTEL DE QUESO ESPONJOSO

INGREDIENTES:

  • 140 g de azúcar
  • 6 claras
  • 6 yemas
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 50 g de mantequilla
  • 250 g de queso tipo philadelphia
  • 100 ml de leche
  • 60 g de harina
  • 20 g de maizena

COMO HACER BIZCOCHO DE QUESO ESPONJOSO

  1. Para empezar a preparar el bizcocho de queso antes tenemos que pre-calentar el horno a 160ºC.
  2. En un cazo debemos deshacer y homogeneizar la mantequilla, la leche y el queso tipo philadelphia. Para ir bien debería deshacer todo al baño maría para evitar que se nos queme la mezcla, pero como no tengo paciencia, he preferido remover constantemente a fuego bajo, siempre vigilando y teniendo cuidado.
  3. Una vez esté todo integrado, lo sacamos del fuego y lo dejamos para que se enfríe. (Aquí sí que ha sido cuando he hecho el baño maría “inverso”: he introducido el cazo dentro de un bol con agua fría para acelerar el proceso).
  4. Mientras se enfría la mezcla de queso, debemos montar las claras a punto de nieve. Cuando las claras han sido casi montadas por completo, he ido agregando poco a poco y con cuidado el azúcar, hasta que se formen los característicos picos que aparecen cuando las claras están bien montadas.
  5. Cuando ya se haya enfriado la mezcla del queso, agregaremos las yemas, la sal y las harinas tamizadas; siempre batiendo bien después de cada una. Seguidamente, cuando ya está todo totalmente homogéneo, es cuando hay que mezclar las claras a punto de nieve. Es importante hacerlo con una espátula y no con una batidora ya que nos interesa no perder el aire que contienen, sino perderíamos la esponjosidad. Entonces, llevaremos un cazo lleno de agua en ebullición. Esto se hace ya que nuestros pastel de queso se debe cocer al baño maría en el horno.
  6. Así pues, untamos el molde (mejor si es cerrado, si es desmontable se debe cubrir con papel vegetal por dentro y papel de aluminio por fuera, para evitar que nos entre agua dentro del pastel!) Con un poco de mantequilla y vertemos la mezcla preparada.
  7. En una bandeja grande pondremos el agua hirviendo y el centro colocaremos el molde del bizcocho de queso. Hay que tener en cuenta que es importante que el agua llegue al nivel equivalente de la masa del pastel.
  8. Cuando esté todo preparado, el bizcocho se debe cocer durante aproximadamente una hora y media. Para saber si está cocido hay que mirar con un palillo: si sale limpio, está listo. Es entonces, pues, cuando aún debemos esperar un poquito más. Apagamos el horno y lo abrimos, tendremos que dejar enfriar el pastel dentro (entre 2 – 3 h). Cuando finalmente ya esté frío, tendremos que guardarlo (tapado con papel film para evitar que se nos forme una capa superficial dura!) en la nevera durante 6 h para dejarlo reposar.
  9. Entonces será el momento de decorar el bizcocho de queso al gusto del consumidor y devorarlo con ansia. En principio dura 5 días, pero personalmente, yo no tardaría más de 2 días en comerlo, ya que va perdiendo considerablemente las propiedades a medida que pasa el tiempo.